jueves, 20 de enero de 2011

LEY ANTITABACO: LOS AUTÓNOMOS MIENTEN COMO BELLACOS

Uno de los placeres que nos ha traído este 2011 es la posibilidad de estar a gusto en los bares, incluso cuando éstos se encuentran abarrotados de clientes. No creo que haya un solo fumador que vaya a dejar de ir a tomarse su café o su cañita por el hecho de no poder fumar dentro del bar, del mismo modo que antes de la prohibición absoluta los no fumadores soportábamos los ambientes cargados hasta el extremo con tal de compartir un rato de charla con los amigos.
Pero España es un país de quejicas, un país de vividores, un país en el que se miente cuanto haga falta con el objetivo de no dejar de chupar de la teta de la vaca. Leo una información sobre una encuesta llevada a cabo por ATA ( la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos) entre los autónomos de la hostelería. Según dicha encuesta, los autónomos de este sector (con el que el resto de los españoles mantenemos una estrecha relación de amor/odio) aseguran que la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco está disminuyendo sus ingresos en un 60 por ciento. Además, con la benemérita intención de meter mucha presión por arriba y mucho miedo por abajo, nada menos que el 55 por ciento aseguran que tendrán que despedir a alguno de sus empleados.
El presidente de ATA es don Guillermo Amor, un hombre de cuyos buenos propósitos no hay por qué dudar y al que tuve el placer de conocer y entrevistar cuando yo era un periodista en activo y presentaba en RNE el programa Parlamento. Lo que también puedo decir es que el otro día le vi en una entrevista televisiva y, por sus declaraciones, quedaba clarísimo que está en contra de la nueva ley aprobada por el Parlamento, que no por el Gobierno de ZP.
Cabe sospechar, por tanto, que la encuesta de ATA ha sido convenientemente "cocinada" para que el señor Amor pueda exhibir algunos números en los que sustentar sus diatribas contra la nueva ley. Y cabe sospechar, además, que airean esas cifras con vistas a ir abonando el terreno para solicitar más ayudas y más ventajas fiscales. Porque eso de que sus ingresos se han reducido en un 60 por ciento no se lo creen ni ellos. Y si se han reducido, seguramente será más por culpa de los precios tan "abusadores" que suelen aplicar que por culpa de las nuevas prohibiciones impuestas a los fumadores. Que no nos vengan con mandangas los queridos amigos del gremio hostelero: ahora es cuando de verdad se puede disfrutar de bares y restaurantes. Y si el goce no es completo se debe a la cantidad de veces que nos vamos para casa con la sensación de haber sido víctimas de un atraco. Y en cuanto a los presuntos despidos: menos lobos, Caperucita...Y cumplan como es debido lo estipulado en los convenios y demás leyes laborales y tributarias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hola