domingo, 3 de febrero de 2008

DESDE EL CÓRNER: EN LA CARRERA HACIA EL 9-M

Sábado, 2 de Febrero. Todavía sufro los efectos de la resaca de la fiesta inolvidable que me ofrecieron los compañeros con motivo de la prejubilación. Pero hay que volver al tajo, sin tregua y sin más fuente de inspiración que lo que pasa en la calle, como recomendaba don Juan de Mairena. Con mucha frecuencia me quejé, en mi vida anterior, de los boletines horarios de noticias. Esa máquina de picar carne de periodista, solía decir. Es increíble, sin embargo, la añoranza que sienten los carniceros de verdad cuando les dicen que se acabó la tarea de preparar primorosamente las bandejas de carne picada, mitad vacuno y mitad porcino o pollo. Esto lo sé porque yo visito la galería comercial con frecuencia, no sólo cuando hay elecciones, como los políticos. Así que, preventivamente, me he fabricado esta picadora artesanal que ahora debo alimentar. Con cuidado, eso sí, de no pillarme los dedos.
Ciberespacio y conspiraciones de sacristía. Estos dos extremos parecen delimitar el campo en que se mueven los políticos en busca del voto. La polémica destada por la nota electoral de los obispos y cardenales ha coincidido con la oferta lanzada por Microsoft para hacerse con Yahoo! El miedo guarda la viña, dice la sabiduría popular. Los prelados de la Iglesia Católica dan la impresión de estar temerosos de perder su negocio, basado en el control de la almas; y los directivos de Microsoft - ya sin Gates en el puente de mando- están temerosos de acabar no pintando nada en el mundo de Internet frente al gigante Google.
Las reacciones al comunicado de los obispos han sido las que cabía esperar. El Presidente del Gobierno les ha reconocido el derecho que tienen a pedir el voto para el PP, pero les reprocha que hayan "caído en la tentación de utilizar el terrorismo en campaña electoral; y a eso no tienen derecho". El Presidente del PSOE, el andaluz Manuel Chaves, ha ido un poco más lejos y asegura que ese pacto no escrito de las altas jerarquías de la Iglesia con los populares "condicionará el futuro de las relaciones con el Gobierno".
A cinco semanas de la cita con las urnas, el PSOE cree tener ante sí el escenario que tanto temía José Bono en su discurso del Siglo XXI, donde recomendó "no topar" con la iglesia bajo ninguna circunstancia. También pudiera ocurrir que los temores del ex-Presidente de Castilla-La Mancha fueran completamente infundados y que al partido del Gobierno no le venga nada mal este escenario, en el que obispos y cardenales pueden acabar haciendo el mismo trabajo que hicieron Aznar y sus portavoces en las jornadas trágicas del 11 al 14 de Marzo de 2.004. Hay quien sostiene que, en España, las elecciones no las deciden los dos millones de votantes centristas que dudan entre coger la papeleta del PP o la del PSOE, sino los dos millones de votantes izquierdistas que dudan entre quedarse en su casa o coger la papeleta del PSOE. Ya veremos. De momento, el portavoz de la Conferencia Episcopal, Martínez Camino, ha hecho un esbozo de rectificación o matización: la Iglesia no dice que no se pueda hablar con los terroristas, sólo dice que no se puede negociar con ellos. Hilar fino, se le llama a esa figura, pero los jesuitas -y Martínez Camino lo es a fondo- si de algo tienen fama es de ser finísimos zurcidores de filigranas dialécticas.
LOS DEBATES TELEVISIVOS, EN EL AIRE
Nos las prometíamos muy felices con los debates cara a cara entre los dos principales candidatos a la Presidencia del Gobierno. Lo nunca visto en España, si exceptuamos aquellos dos que celebraron Felipe González y José María Aznar en 1.993. Pero ya han comenzado las excusas de mal pagador. Ya sabemos que España no es un país normal. Si fuera un país normal, todo el mundo estaría de acuerdo en que la señal de esos dos debates debe producirla la Radiotelevisión pública, que para eso la pagamos entre todos los ciudadanos, y ofrecer esa señal a todas las cadenas que quieran emitirla. Pero, anormales y todo, todavía somos muchos los que sabemos distinguir entre lo decente y lo indecente. Y el empeño del PP en marginar a TVE para favorecer a Tele 5 y Antena 3 es una indecencia. Espero que el Presidente del Gobierno evite, al precio que sea, una puñalada trapera como esa.
Hablábamos más arriba de la coincidencia en el tiempo de nuestra precampaña electoral con el lanzamiento de operaciones empresariales de enorme envergadura en Internet. Coincide además que una gran parte de los esfuerzos propagandísticos se están llevando a cabo en los dominios del ciberespacio. Los creativos de todas las formaciones políticas se estrujan las neuronas para ganarse el favor de los internautas, considerados por consenso como la vanguardia modernizadora del país. Muchos hemos recibido una llamada de Mariano Rajoy preguntando, en tono apremiante, dónde nos habíamos metido; y ofreciendo su página Web para que expongamos nuestras ideas.
- Nos habíamos metido en las listas de espera del confesionario, don Mariano. Estábamos haciendo examen de conciencia antes de confesar que nunca hemos hecho caso de los mandatos y admoniciones de la Santa Madre Iglesia en el ejercicio de nuestro derecho al voto. Pero lo hacíamos sin la debida contrición y sin manifestar propósito de la enmienda.

1 comentario:

rosa dijo...

Santiago,
no te enfandes con nosotros...ya sabes que vamos un poco acelerados...y a veces no tenemos ni un minuto libre...yo..me comprometo..a buscar aunque sea un ratito para leer tus reflexiones...cómo si me las hicieras en la cafetería del congreso...